Luns. 15.08.2022
El tiempo
09:00
01/10/11

Fernando Blanco de Lema, por Darío Areas (III) – O traslado dos restos mortais a Cee

Fernando Blanco de Lema, por Darío Areas (III) – O traslado dos restos mortais a Cee

En plena celebración do 125 aniversario da inauguración IES Fernando Blanco, coñecemos un pouco máis a vida do filántropo que lle dá nome. Da man de Darío Areas, Secretario da Fundación Fernando Blanco de Lema e Coordinador do Museo, ademais de ir coñecendo os Tesouros que garda a Fundación, comezamos cunha serie de 4 artigos sobre a vida e obra de Fernando Blanco de Lema.

O traslado dos restos mortais a Cee

Fernando Blanco de Lema morreu na Habana o 5 de abril de 1875.
Nada deixara disposto o filántropo ceense nas súas últimas vontades sobre o seu desexo de voltar á terra que o viu nacer unha vez falecido. Seguramente foi idea dos albaceas e dos seus representantes, os cales, con bo criterio, decidiron que o mecenas descansase na capela do Colexio que mandara fundar, entre outras cousas para que os veciños de Cee poidesen rendir o tributo que ben merecía o home que tanto mirara polo futuro da vila.

O 7 de abril do ano 1889, o Colexio-Instituto recibe unha xoia de incalculable riqueza sentimental, posto que deposítanse na capela os restos mortais do seu magnánimo fundador D. Fernando Blanco de Lema, procedentes do lado esquerdo do presbiterio da Igrexa Parroquial de Santa María da Xunqueira de Cee, onde descansaban, de xeito provisional, dende o 3 de xaneiro de 1883, despóis de estaren soterrados case oito anos en Cuba.

O motivo de que os restos mortais de Fernando Blanco de Lema fosen soterrados de xeito provisional na Igrexa Parroquial de Santa María da Xunqueira reside en que cando chegan a Cee, o Instituto aínda se atopa en proceso de construcción (lembremos que non se inaugura ata o ano 1886). A Capela do Instituto abreuse ó culto o 19 de agosto de 1887, pero ata un ano e oito meses despóis non se trasladan as cinzas do fundador.

A continuación reprodúcense os distintos relatos que sobre este particular se escribiron no seu momento.

“En el día tres de Enero del mil ochocientos ochenta y tres ha tenido lugar en esta iglesia un acto fúnebre con toda solemnidad, con asistencia de diez y siete señores sacerdotes, por el eterno descanso de Don Fernando Blanco de Lema Suárez Prieto, natural de esta villa, que falleció en la ciudad de La Habana, dejando en un testamento su cuantiosa fortuna para construcción y sostenimiento de un colegio de primera y segunda enseñanza, que se dará gratuita hasta donde lleguen los productos de su caudal, cuyo colegio en la actualidad se está construyendo en el sitio llamado “Agra de Cée”. Ha tenido lugar dicha función fúnebre por haber llegado en este mismo día, a las ocho de la mañana, sus cenizas, las que, con autorización del Eminentísimo Señor Cardenal Arzobispo de Santiago, se hallan colocadas en un lugar apropósito al lado izquierdo del presbiterio, hasta que se trasladen definitivamente a la capilla, que al efecto, se construirá en el colegio. El que suscribe, Cura Ecónomo de esta parroquia, como también el mas clero, hemos tenido la satisfacción de acompañar los restos mortales del dicho Don Fernando, desde la carretera, dando vuelta al pueblo, hasta la iglesia, en cuyo trayecto he tenido el placer de ver las muchas muestras de aprecio que los dignos habitantes de esta villa, así como también los de Corcubión, han sabido tributar al que trabajó toda su vida por el bien de este pueblo, asistiendo después con todo fervor á la misa por su alma, distinguiéndose las dignas autoridades de Cée y Corcubión, que para el caso han sido invitadas. Y para que lo referido no se borre de la memoria de los habitantes de esta parroquia, y que en todas épocas se acurden de aquel que puede considerarse nuestro padre, para en todos momentos dirigir plegarias al Altísmo por su eterno descanso, lo consigno en el libro de defunciones, que firmo como Cura Ecónomo de esta dicha parroquia. Joaquín Domínguez Caamaño (firmado)”. Libro 4º de Defuncións. Igrexa de Santa María da Xunqueira de Cee.

Importou a traslación dos restos do fundador dende A Habana a Cee a cantidade de 3.070,25 reales de vellón.

Rematada a capela do Colexio-Instituto, as cinzas foron colocadas no mausoleo no que hoxe repousan. “La traslación de estas reliquias desde la Iglesia Parroquial de esta villa, donde provisionalmente se hallaban custodiadas, á la Capilla de este Colegio, tuvo lugar, como todos sabéis, el día 7 del pasado abril, en medio de la mayor pompa y solemnidad. Reunidos en el Colegio sobre las cuatro de la tarde del mencionado día, previas atentas invitaciones, el Señor Juez de Primera Instancia, el Alcalde y Juez municipal de esta villa, D. Laureano Riestra en representación de los Sres. Albaceas, y otras muchas personas, partieron de él en unión del Sr. Director, profesores y demás personal del Establecimiento, y se dirigieron á la Iglesia Parroquial, acompañados de los niños y niñas de las Escuelas, quienes llevaban una vela en sus manos; cuatro porteros vestidos de gala conducían un anda lujosamente adornada, en la que habían de ser trasladadas tan veneradas cenizas; el magnífico y hermoso estandarte, insignia de este Centro de enseñanza, era transportado por el auxiliar de la Escuela de niños D. Luís Villaverde. Llegado que hubieron á ella al compás de una marcha que tocó la banda de música traída al efecto del pueblo de Muros, y en medio de un gentío inmenso que de los pueblos inmediatos había concurrido á presenciar tan solemne ceremonia, fueron recibidos por su clero y el de las cercanías. Inmediatamente el Sr. Cura Párroco D. Emilio Riveira hizo entrega al Sr. Alcalde de la llave de la caja en la que se hallaban las cenizas, y éste á su vez al representante de los dignos Albaceas. Acto seguido, el referido Párroco subió al púlpito, y con un lenguaje castizo y arrebatadora elocuencia, pronunció una oración fúnebre ensalzando las virtudes del Sr. Blanco, y presentando los beneficios de su institución como el medio más seguro para alcanzar todo género de dichas. Terminada ésta, se volvió á poner en movimiento la comitiva, conduciendo las cintas de la caja los señores profesores D. José María Guillén, D. Manuel Porrúa, D. Jesús García y D. Joaquín Rodríguez, y recorridas en procesión las principales calles de la población, llegó á las seis de la tarde á la Capilla del Colegio. Colocados que fueron los restos en un magnífico cojín cubierto de terciopelo y oro, ocupó el púlpito el ilustrado Padre espiritual del Colegio D. Joaquín Domínguez, y con palabras no menos elocuentes que las del Párroco, hizo también brillar las virtudes del fundador, probándonos además que á todos alcanzaban los beneficios de esta institución; al final de cuya oración, se cantó un solemne responso.
Habiendo abierto la caja, que era de zinc, se observó por los concurrentes que contenía una calavera y huesos humanos, los que con profunda reverencia y respeto fueron depositados en otra caja también de zinc, hecha al efecto, la que cerrada y soldada se colocó en el sarcófago que se hallaba en la Capilla para este fin preparado. Todas las referidas ceremonias fueron presenciadas por el Notario D. Manuel Ruíz Casal y consignadas en acta levantada por él mismo”.
José García Rúa. Profesor e Secretario do Colexio-Instituto da Fundación Fernando Blanco de Lema. Memoria do Curso 1888-89.

  • Darío Areas Domínguez. Secretario da Fundación Fernando Blanco de Lema e Coordinador do Museo.

Artigos sobre Fernando Blanco de Lema

Novas relacionadas

Tesouros da Fundación

Outros artigos de Darío Areas

Novas relacionadas

Máis información

Para unha información máis detallada sobre a figura de Fernando Blanco de Lema e da historia do Instituto da Fundación e da antiga Escola de Nenas, así como tamén do Museo, podedes visitarnos na Praza da Constitución, nº 25 de Cee, ou na web: www.museofernandoblanco.org.

Fonte

comentarios